141114 y el porqué de los holocaustos

 ” Ya que no vivimos tiempos revolucionarios,
aprendamos, al menos, a vivir el tiempo de los rebeldes.
Saber decir no, esforzarse cada uno desde su puesto
en crear valores vitales de los que ninguna renovación podrá prescindir,
mantener lo que vale, preparar lo que merece vivirse,
y practicar la felicidad para que se dulcifique el terrible sabor de la justicia,
son motivos de renovación y de esperanza”

                                                                                     Albert Camus

unnamed

Grabado de José Guadalupe Posada realizado por Joan Muñoz

141114 y van unos cuántos pasajes despedazados de vida y aún no hemos aprendido a compartirnos.

14 de un mes cualquiera de la galaxia humana individualista y no queremos ni sabemos respetarnos.

11 del año x en las ecuaciones indescifrables de la convivencia desolada y sin atisbos de tolerancia.

14 de un nuevo siglo falseado con promesas desesperantes y recelamos la libertad con repugnancia.

 

Se suceden indiferentes los días (uno, dos, tres, cuatro, cinco…) y deambulamos cansinamente la rutina desilusionada sin perseguir sus atajos, sin reseguir esperanzad@s sus horizontes, sin conseguir alzar la mirada vociferando nuestros anhelos y derechos.

Pasan treintenas refugiándonos irremediablemente en las otras personas, sustancias, irrealidades… en lugar de afrontar nuestro amor, de responsabilizarnos de la circunstancia aquí y ahora, de tomarnos un trago de conciencia, un gramo de cariño, para decorar nuestro entorno de tonalidades y paladares a nuestra medida.

Cumplimos años y sólo envejecemos para un mañana inalcanzable, culminación utópica de fantasías pavorosas,  desidios@s, haciendo caso omiso a nuestro alrededor, a los matices maravillosos de lo que se elabora, de lo gestionado con esfuerzo e ilusión, con el devenir de los instantes, horas, días, meses, años… Y con el descuido materialista enajenado se cuelan todas las avideces, competiciones, huidas hacia adelante, injusticias, barbaries salvajes.

141114 y no sé si es demasiado tarde, si aún estamos a tiempo de tanto perderlo… pero estamos aquí y la única obligación, deber moral, con nuestra existencia, con la vida, es exprimirla y disfrutarla al máximo y arrinconar el pánico absurdo al enemigo no sé cuál, de seguir cultivando cementerios impunes…

141114 y debemos aceptar el desafío y demostrarnos que queremos ser felices sin hipotecarnos, que queremos conocernos reconociendo, rememorando sin rencor, que queremos amar relacionándonos sin odio, que queremos valorar y recorrer todas las sendas de este nuevo día amaneciendo en la yema de tus dedos.

Jordi Muñoz

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s