Donde los perros habitan en las azoteas

30 de junio de 2014

En San Cristóbal de las Casas los perros habitan en las azoteas. A menudo, paseando, de repente escuchas un ladrido, levantas la mirada y allá está su autor saludándote, quizás reclamando atención, deseando una caricia, quizás vigilándote o pidiéndote que lo bajes de las alturas…

En San Cristóbal de las Casas los perros habitan en las azoteas. A menudo, paseando, de repente escuchas un ladrido, levantas la mirada y allá está su autor saludándote, quizás reclamando atención, deseando una caricia, quizás vigilándote o pidiéndote que lo bajes de las alturas porque el sol lo achicharra o porque las lluvias de esta época le empapan hasta el alma…

Los perros en esta ciudad no siempre son bienvenidos, y no son muchos los lugares donde pueden convivir, o correr desatados sin temer que a alguien le moleste su presencia o se lleven una pedrada. Tampoco son bienvenidos en muchos hoteles, hostales, posadas e incluso en los diferentes medios de transporte deben viajar con el equipaje… Esto, que puede parecer anecdótico, me hace reflexionar estos días sobre cuánto nos cuesta admitir la diferencia, y más aún admirar la diferencia en el otro… Ignorar o dar la espalda a lo diferente es perder una posibilidad de aprendizaje… ¿Por qué nos da miedo lo que no es igual que nosotros?

Y en este preciso instante, escuchando la música de Serrat que me transporta a mis orígenes, a mi añorada familia y a mis amistades alejadas físicamente, me hago estas preguntas y otras, y pienso: ¿cuántas veces en Barcelona, en mi propia ciudad, he mostrado una actitud integradora con personas que venían de otras ciudades o países? Quizás no todas las veces que he podido… ¿Cuántas veces he rehuido la diferencia o la he ignorado? Y no puedo evitar sentirme algo avergonzada, porque soy muy afortunada y siento mucha gratitud hacia esta ciudad que me acoge, San Cristóbal de las Casas, a este estado humilde y luchador de México, Chiapas, y a las hermosas personas que han abierto sus corazones y sus brazos a lo diferente, abrazando lo extraño y transformándolo en familia.

Pero sus ilusiones, sus sueños y sus retos y riesgos son invisibles en el día a día frenético de una grande y bonita ciudad

Y mis pensamientos siguen dando vueltas, y me siento en la obligación de hacer autocrítica conmigo misma y con mi ciudad… y pienso que muchas personas migrantes sufren una soledad y una discriminación perversa cuando llegan a un lugar desconocido, donde nadie les espera, donde nadie les abraza, donde nadie les escucha. Algunos de estos migrantes no son como tú o como yo y arriesgan sus vidas para superar un muro que no pueden penetrar, invierten sus ahorros para cruzar un mar de injusticias, abandonan a familias en busca de una vida mejor, para sobrevivir. Pero sus ilusiones, sus sueños y sus retos y riesgos son invisibles en el día a día frenético de una grande y bonita ciudad como Barcelona, como tantas otras ciudades bellas y frías de corazón. Pero su dolor, su sufrimiento y su lucha son sordos a oídos de gobiernos como el mexicano, país por donde cada año cruzan 400.000 migrantes, y más de 10.000 son víctimas del crimen organizado. Son migrantes también, migrantes pobres, seres susceptibles de ser despreciados, pisados, abandonados porque no pueden llegar en avión al destino que eligen, porque no pueden elegir su destino.

En mi familia, como en tantas otras, hay muchas historias de migrantes: abuelos, tíos, padres, primos… que tuvieron que buscarse la vida para sobrevivir en tiempos muy grises donde el hambre apretaba. Y en ese querer lo mejor para los tuyos y para uno mismo, y en ese afán de superación, y en ese inconformismo quizás heredado de ellos me reconozco, y su historia, y mi historia me hacen sentir orgullosa de mi espíritu migrante.

Elisabet Alguacil

Anuncis

3 responses to “Donde los perros habitan en las azoteas

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s