Víctor Manuel Laflor, recetas para la igualdad

La discriminación en la salud y en la educación son para mí las mayores enfermedades

Víctor Manuel, en el Hospital de la Mujer de San Cristóbal de las Casas

Víctor Manuel, en el Hospital de la Mujer de San Cristóbal de las Casas

Víctor llega tarde a la cita en el Hospital de la Mujer de San Cristóbal de las Casas (Chiapas, México). Los horarios de un médico comprometido como él no tienen límites, ni dentro ni fuera del hospital. Víctor sabe vivir y trabajar en el lado de lo imprevisible. De hecho, durante la entrevista, recibe 3 llamadas de diferentes pacientes y con mucha amabilidad los atiende, a pesar de ser su hora de comer.
Vestido con su gorra y unos jeans, nadie diría que Víctor Manuel es médico. Con mucha naturalidad, y sin ningún tipo de formalismos ni protocolos, nos invita a visitar el Hospital de la Mujer, donde trabaja de 7 a 2.30 pm. Por los pasillos saluda de forma amistosa a sus compañeros/as: enfermeras, médicos, recepcionistas… La bata blanca de Víctor no entiende de jerarquías ni tampoco pone barreras a su entusiasmo, su calidez y su empatía con los pacientes. Ejerce la pediatría con el mismo espíritu que los niños y niñas que atiende. La sonrisa traviesa y unos  hoyuelos que se dibujan en sus mejillas te invitan a formar parte del universo de Víctor Manuel, un espacio donde todas las personas, de cualquier latitud humana, se pueden sentir cuidadas.

En-4-tiempos_Victor-Manuel

entrevista-Victor-y-Jordi

¿Por qué crees que queremos hacerte una entrevista?

Imagino que por la empatía que siento hacia toda la población indígena de Chiapas. Muchos de mis compañeros/as tienen rechazo y tienen un sentimiento de superioridad hacia los hermanos indígenas. Muchas y muchos de mis compañeros/as me dicen “tú y tus indios”, cuando ellos tienen igual o más derechos que nosotros, porque ya estaban desde antes.

¿Qué te trajo a San Cristóbal?

Lo hablaba precisamente con otro colega español que está trabajando aquí: los dos nos formamos en hospitales de prestigio (él de Madrid y yo de México) y en cambio terminamos trabajando en un hospital con pocos recursos del estado más pobre de México. Siento que lo mucho o poco que aprendí es para aplicarlo en un lugar como éste, donde hay mucha gente que necesita mucha atención médica. Allá nunca faltará asistencia, acá es más necesario mi servicio.

Por otro lado, me encanta el estado de Chiapas, y la ciudad de San Cristóbal para mí es ideal para vivir, porque es muy bonita: combina lo colonial con las culturas indígenas y con lo cosmopolita (porque llega gente de todos los lados) y  hay mucha cultura pese a ser una ciudad pequeña. A pesar de ser una ciudad, no pierde la esencia de ser un pueblo, con un ambiente tranquilo. Y el clima es fantástico, porque es fresco, no hace mucho calor.

Todos podemos ayudar a las otras personas, en muchos aspectos. Sólo hace falta quererlo

¿En qué consiste tu trabajo como pediatra? 

Mi trabajo consiste más que nada en atender a los niños. Por desgracia sólo a los que están enfermos, aunque deberíamos también atender a los sanos para prevenir. Pero por la sobrecarga y demanda que tenemos en el hospital, se hace muy difícil. Mi trabajo se centra en varias acciones: principalmente en el quirófano atiendo a los recién nacidos que hayan tenido algún problema, después me encargo de hacerles seguimiento (tratamientos, estudios, etc). Es muy rutinario pero me gusta mucho.

Víctor Manuel

¿En qué momento sentiste que querías ser médico?

Yo creo que estuve muy influenciado por las situaciones familiares, de ver por ejemplo cómo la atención que recibía mi madre a lo largo de los años (enferma de diabetes) era siempre con una actitud prepotente por parte de los médicos, de sentirse como un ser superior. Un trato muy deshumanizado que hacía que  me dijera que si fuera médico mi forma de atender sería muy diferente.

¿Siempre has tenido este sentimiento de querer ayudar a los demás?

Todos podemos ayudar a las otras personas, en muchos aspectos. Sólo hace falta quererlo. Sin embargo, siempre me he dicho: “si puedes ayudar al otro ayúdalo, si no puedes ayudarlo no lo jodas”. Es muy importante dejar vivir a cada quien la vida que quiere.

Suena a filosofía de vida…

Hay un amigo que me dice a menudo “es que tú tienes un complejo de inferioridad con los indígenas”… y yo siempre le digo “lo que tengo es un complejo, en todo caso, de igualdad”. No entiendo que nadie se sienta superior por un título, por un estatus, por nacer en un lugar o por el color de la piel. Me sorprende que hasta las mismas personas indígenas escondan su lengua o su cultura para poderse integrar. En esta vida hay cosas demasiado importantes (como la familia. los amigos o la salud) como para que cuestiones como la posición social o la economía tengan tanto valor. En algún momento creo que voy a dejar la consulta privada para dedicarme más tiempo como persona. Al fin y al cabo, ¿de qué te sirve tener 50 años y estar lleno de dinero, carros y casos si no has disfrutado de esta vida? Es la contradicción de pasarte toda la vida trabajando para tener algo que cuando lo tienes ya no lo puedes disfrutar.

¿Qué es lo que disfrutas más de tu trabajo?

Convivir con los niños y las niñas y ver que el trabajo tuvo un buen resultado. Me siento muy bien cuando una familia está feliz porque el niño está bien. Me encanta compartir con los niños, porque me encantan sus valores. Los niños no necesitan grandes cosas: son felices con jugar o con estar con sus papás.

Como los niños, disfruto de las cosas simples de la vida

¿Cuánto tienes tú de estos niños?

Creo que disfruto de las cosas simples de la vida: por ejemplo me gusta ir en bici, pero no para competir, sino para disfrutar de los paisajes nuevos que puedo conocer o de respirar el aire, la naturaleza. También me encanta estar con mi familia o amigos. Viéndome desde fuera casi que me gustaría más pertenecer a este grupo de personas que al grupo de los adultos.

¿Crees que con tu forma de ser también conectas con el niño/a de los demás adultos?

Sí. Creo que la gente al verte en esta actitud no tan formal y materialista pierden su coraza y se relajan.

Un niño en Chiapas tiene 5 veces más probabilidades de morir que en Monterrey

entrevista a Víctor ManuelAmpliando la visión, ¿cómo es el sistema sanitario en México?

El sistema se divide en público y privado. El privado es como en muchos países: hospitales grandes con muchos recursos que son muy caros y a los que puede acceder muy poca gente (contada con dedos de la mano). El sistema público tiene varios problemas: el desfalco económico que hay, que hace que acabe llegando un 10% del presupuesto originario destinado a salud (las diferentes instituciones que intervienen van robando desde que se asigna hasta que llega al destino). Otro tema preocupante es la actitud que hay por parte del personal sanitario, hay muy poco compromiso: ley del mínimo esfuerzo de no hacer más de lo que toca.

Y concretamente en Chiapas, ¿cómo es la situación?

Aquí hay comunidades que están ubicadas en lugares inaccesibles y para que las personas puedan ser atendidas, desde su casa al centro de salud primario más cercano, tienen 2, 3 ó 4 horas de camino. Imagínate una persona enferma caminando estas horas por la montaña. Por no hablar de los casos en que se necesita de cirugías y los enfermos tienen que ir a hospitales que están a mucha más distancia. Difícilmente puedes llegar, y si llegas después de esta odisea al lugar te encuentras con el otro problema: la actitud de la gente, el menosprecio por parte de muchas personas, la sobredemanda, la falta de recursos… No sé cómo está en otros estados de México, pero en Oaxaca, Chiapas y Guerrero, la situación es muy muy grave. En un suplemento del periódico que se llama “La salud en las Américas” decían que un niño en Chiapas tiene 5 veces más probabilidades de morir que en Monterrey. Sólo eso ya te habla de esta situación.

En Chiapas, la mortalidad materna y la infantil registran niveles muy altos. La mayor parte de la mortalidad infantil es por enfermedades infecciosas, fáciles de tratar

entrevista a Víctor Manuel Laflor¿Hay entonces una salud A y otra salud B?

Yo te diría que hay una salud A, otra B, C, D… Incluso dentro del mismo sistema de salud público hay distintos niveles de servicio, de atención y de recursos en función de la procedencia. Desgraciadamente aquí en Chiapas el hospital tiene muy pocos recursos, estudios, etc., respecto a otros hospitales de otros estados mexicanos. Si ya está muy polarizado dentro de una misma ciudad, imagínate dentro del país.

¿Cómo definirías la cultura sanitaria en la sociedad chiapaneca?

Hay una diferencia kilométrica entre Chiapas y otros estados. En general, el tema de la prevención prácticamente no se trabaja en México. Pero aquí la cuestión se agrava, hablo sobre todo de las comunidades, porque a esto se añade el hecho de que cuando se ponen enfermos en lugar de ir al médico van a ver al amigo, a la comadre o al vecino para que les dé un remedio casero. Creo que la cultura y las costumbres indígenas no están peleadas con la salud, sino que necesitan sólo un poquito más de información. Hay un camino por recorrer para sensibilizar en cómo actuar en función de los síntomas, pero también de los hábitos dietéticos e higiénicos.

¿Cuáles son las enfermedades que más tratáis aquí en San Cristóbal?

En el 2011 se reunieron varias asociaciones: el Banco Americano para el Desarrollo, la Fundación Carlos Slim, la Fundación Bill y Melinda Gates y alguna otra organización que no recuerdo. Se reunieron para tratar de alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio de 2015. La pobreza y la mortalidad infantil en niños menores de 5 años eran dos de los objetivos más importantes, y está claro que aquí en Chiapas no se van a alcanzar. La mortalidad materna y la infantil registran niveles muy altos. La mayor parte de la mortalidad infantil es por enfermedades infecciosas (una diarrea, una pneumonía, una gripe mal tratada, etc), es decir: enfermedades fáciles de tratar. En ciudades más grandes no tienen este tipo de problemas, por eso antes hablaba de la polarización del país. Otra de las primeras causas de mortalidad en los niños es el cáncer, aunque sea menor que en adultos.

entrevista a Víctor¿Entonces la discriminación acaba siendo quizás la mayor enfermedad, en términos también de salud?

Sí, esta discriminación en temas de salud y en la falta de educación son para mí las mayores enfermedades. Un niño con cáncer de una comunidad indígena es muy difícil que tenga atención, porque necesita muchos más recursos económicos y materiales a los cuales es mucho más difícil que tengan acceso.

Otra de las realidades con las que os enfrentáis en el hospital son casos de violencia que sufren mujeres y niños/as…

La violencia de género es una realidad que se repite por todo el país, independientemente del estatus social, del lugar y de la procedencia. Tiene que ver con el machismo, todavía muy arraigado, y también el alcohol, otro factor desencadenante de esta violencia.

A pesar de que es muy difícil que una violación lleve a la muerte, nos enfrentamos a un problema de estructura social: ¿qué sentimiento puede tener una persona que se atreva a abusar físicamente de otra persona? Una violación a un niño se me hace inconcebible que pueda ser algo natural. ¿En qué contexto acontece esto? Es algo tan grave que tiene que haber un trasfondo muy denso. Por tanto más que un tema de salud me parece más un problema social.

 No entiendo que nadie se sienta superior por un título, por un estatus, por nacer en un lugar o por el color de la piel

entrevista a VíctorAntes de comenzar la entrevista nos comentaste que para tu formación médica estuviste en comunidades autónomas zapatistas ejerciendo… ¿Qué aprendiste de esta experiencia?

Sobre todo me ha hecho sensible a todo este tipo de situaciones. Las personas que están en estas comunidades son como tú o como yo. Tienen familia, pareja, amigos, que al fin y al cabo, aunque el contexto sea peculiar, tienen necesidades como nosotros. También me sirvió para entender cómo ellos ven las cosas: desde las tradiciones religiosas o culturales hasta formas de entender la vida. Son cosas que poco a poco te van entrando y acabas incorporándolas en tu forma de relacionarte con la vida y tu día a día.

¿Cuáles serían algunas de estas cosas?

Su forma de gestión sobre todo, como las Juntas de Buen Gobierno (elegidas por la misma gente de la comunidad), es algo que me impactó y me gustó. Si nos organizáramos con la misma confianza y proximidad en los distintos aspectos comunitarios, en los barrios y espacios sociales, creo que las cosas en nuestras sociedades funcionarían mucho mejor a nivel de educación, salud, infraestructuras, etc.

Pero nosotros también elegimos a quién nos representa…

En teoría sí, pero ustedes saben que no realmente: a la práctica no es así. Es totalmente diferente. Ellos accionan de verdad comprometidos por su gente, su causa, su dignidad.

Hospital de la Mujer, entradaA propósito de comunidades indígenas, sabemos que desde hace un tiempo vienes apoyando sanitariamente, de forma solidaria, a los niños y niñas de la comunidad de Molino Los Arcos, cuéntanos cómo surgió esta colaboración y cuál es tu tarea…

A través de mi amiga Mai conocí a Carles y a Aurora que venían trabajando con un proyecto educativo en la escuela de la comunidad. Atendí a Zenaida, a una niña que tenía un problema de salud y a partir de la empatía que sentí fuimos conociendo y compartiendo más casos de niños y niñas. Alguna vez fui a la escuela para hacer alguna dinámica con los niños. Me gusta irme a ésta y otras comunidades de vez en cuando para conocerlas y poder apoyarlas en lo que pueda.

Me gustaría tratar de hacer de este mundo un lugar mejor

detalle de los pies, entrevista a Víctor Manuel LaflorEn todo este contexto de discriminación que comentábamos, ¿cuál crees que puede ser tu incidencia, qué crees que puedes aportar?

Hay un contexto muy difícil porque la mayor parte de la gente no se ha acercado a las comunidades indígenas, cuando la mayoría de la población es indígena. Por tanto, toda la gente que está en puestos de administrar en relación a las necesidades de la gente realmente no conoce cuáles son sus necesidades. Gran parte de la solución y donde siento que yo puedo aportar es en que la actitud de la gente hacia esta población sea más cercana: dejando de lado el egoísmo, el complejo de superioridad, esta mezquindad de no querer que los demás avancen. Dar la confianza de que ellos puedan acercarse a nosotros y facilitar el acceso. Tratando de hacer cada día algo de mejor para ellos, en la salud y en la atención en general.  Creo que nadie se siente cómodo si le hablas en una lengua que no es su lengua o le haces leer en una lengua que no es su lengua. Se acaban sintiendo más cómodos con alguien de su comunidad, aunque quizás no pueda solucionarles el problema.

 ¿Qué huella te gustaría dejar?

Tratar de hacer de este mundo un lugar mejor. Creo que debería ser el fin de muchos.

¿Qué proyectos tienes en mente para hacer en corto o a medio plazo?

Uno sería, como les decía antes, dejar la consulta privada para tener más tiempo para mí y apostar por proyectos personales: disfrutar de la música, de la bicicleta, de San Cristóbal. Y a nivel profesional, me gustaría trabajar con algo relacionado con la interculturalidad: hacer que las personas indígenas de las comunidades tengan más fácil el acceso a la salud y trabajar informando en temas de salud preventiva.

¿Para qué te gustaría que sirviera esta entrevista?

Me gustaría que las personas que leyeran esto conocieran más la situación de nuestro estado, en específico en el ámbito de la salud. Chiapas es un estado bellísimo, de mucha cultura, porque culturas como la indígena sólo hacen que enriquecernos. Por tanto, ojalá pudiera un poquito cambiar la actitud de la gente.

 Estar bien con uno mismo es el principio básico de la salud

urgencias¿Qué significa Svilel Pepen para ti?

Para mí es como abrir tu panorama, abrir perspectivas diferentes, ponerte en el lugar de la otra persona y que todo esto sirva para crecer en todos los aspectos. Personal, profesional, espiritual… hasta de salud: porque al fin y al cabo estar bien con uno mismo es el principio básico de la salud: que tú estés contento con lo que eres y estás haciendo.

¿Hasta dónde te gustaría volar?

Me gustaría conocer más, viajar más. Conozco 10 estados de mi país. Quiero conocer más gente, más culturas y entender distintas formas de ver la vida.

Efecto-mariposa_Victor-Manuel

Paseo fotográfico por la entrevista
Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s