Por una niñez digna

Cortar las ilusiones cuando apenas empezaron a fijar la mirada en el horizonte es injusto, pero es la realidad de la infancia en muchas comunidades rurales en Chiapas

30 de abril de 2014

niños-y-MaliEs viernes. El espectacular azul del cielo acompaña la alegría de los pequeños y pequeñas. Hoy nos vamos de excursión con los niños y niñas de la escuela Ignacio Altamirano de la comunidad Molino los Arcos, de San Cristóbal de las Casas.

Hoy cambian la rutina del pupitre por sentir el sol en sus mejillas, que se van enrojeciendo con el paso de las horas a medida que se suceden las aventuras: algunos niños se organizan para entrar en la cueva… ‘Si tú no tienes fuego, yo te presto’, ‘Ven conmigo, llevo linterna y te puedo dar luz’… Otros organizan un partido de fútbol. Algunas niñas se sientan a charlar y a compartir el desayuno. Otras emprenden una expedición al río, donde algunos y algunas se bañan.

Es el último día de escuela antes de las vacaciones de Semana Santa. Se presentan unos días de descanso, aunque su paréntesis sea solamente escolar. Las tareas habituales de casa -limpiar el piso, preparar la comida, cuidar de los hermanos pequeños, lavar la ropa…- y la venta en la calle o limpiar zapatos en el centro de la ciudad, no se detienen ni por vacaciones ni por Semana Santa ni por ser fin de semana. Y hoy, que en México se celebra el Día del Niño y de la Niña, me viene a la mente ese fantástico día que compartimos, donde por un ratito esos niños y niñas ávidos de aventuras y de sueños, disfrutaron de su niñez a manos llenas.

Ya de regreso a la comunidad, Pati me cuenta que quiere seguir estudiando cuando termine la secundaria. ‘No quiero que ningún hombre me mantenga, no quiero depender de nadie’, afirma. Me maravilla la seguridad de esta niña, que ha descubierto su vocación en las artes plásticas y tiene la determinación de continuar sus estudios. Desafortunadamente su caso es más excepcional de lo que podríamos pensar. En una comunidad rural como Molino Los Arcos las prioridades familiares sacrifican el desarrollo académico de sus hijos e hijas, o a lo sumo se pueden permitir que solamente alguno de sus hijos e hijas estudie. No poder elegir el futuro, cortar las ilusiones cuando apenas empezaron a fijar la mirada en el horizonte es injusto, pero es la realidad de la vida de muchas comunidades rurales en Chiapas, donde el apoyo gubernamental a la educación es inexistente.

Celebrar el Día Universal del Niño y de la Niña me parece de un cinismo perturbador. ¿Cuántos niños y niñas pueden decidir sobre su niñez? ¿Cuántos niños y niñas resuelven lo que es mejor para ellos? ¿Cuántos niños o niñas pueden ejercer el derecho de decir lo que piensan, y a cuántos les escuchamos? Ningún niño y ninguna niña merece un día universal, porque cada día es el día de los niños/as… Cada día los niños y niñas tienen derecho a la no discriminación. Cualquier decisión, ley, o política que pueda afectar a la infancia tiene que tener en cuenta qué es lo mejor para el niño/a. Todos los niños y niñas tienen derecho a vivir y a tener un desarrollo adecuado. Los menores de edad tienen derecho a ser consultados sobre las situaciones que les afecten y a que sus opiniones sean tenidas en cuenta.

[Consulta los 10 principios de la Declaración de los Derechos del Niño y de la Niña]

Feliz Día del Niño y de la Niña!
Por el derecho a ser niño y niña de forma digna!

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s